miércoles, 1 de agosto de 2007

Leave Your Name at the Border

Como parte del proceso de integración en diferentes ocasiones me he encontrado con gente que cambia su nombre original, que busca acomodar su nombre a la forma de pronunciar o escribir en Frances o en Ingles.

Para los que llegamos con niños o los que han tenido hijos aquí conocemos la doble vida que llevamos nosotros mismos y que llevan nuestros hijos.

Español en la casa y con los amigos hispanos, Frances/Ingles en el trabajo o la escuela.

Canada es mucho más tolerante que los Estados Unidos en este aspecto, pero el peso de la cultura dominante afecta la forma en la que nos relacionamos con la gente.

He visto muchos casos donde los chicos y jóvenes hablan bien los tres idiomas, pero tambien he visto otros donde el Español se va perdiendo o se va alterando, lo hablan de forma peculiar con muchas expresiones locales y diferentes errores o prefieren evitarlo.

En muchas reuniones de latinoamericanos me ha tocado presenciar que los chicos se comuniquen entre ellos en Frances o Ingles, no en Español.

Este un tema cultural que es complicado ya que por una parte deseamos que nuestros hijos tengan las mejores oportunidades y para ello es indispensable que manejen los idiomas con total naturalidad, pero por el otro no deseamos, en general, que pierdan el Español.

Es posible, pero no evidente y en ocasiones desaparece.

Esta reflexión surge de este interesante artículo escrito en el periódico 'The New York Times', por un hispano de 35 años, Manuel Muñoz, quien nació en los EU.
.
Leave Your Name at the Border
By MANUEL MUÑOZ
.
Hay algunos puntos que son válidos para el caso Canadiense.

7 comentarios:

Guillermo dijo...

Alguna vez escribí sobre los chinos que se cambian el nombre aquí en Ontario. Fue algo que me llamó mucho la atención cuando recien empezaba aquí... Pero bueno, cada cual tieen su forma de amalgamarswe con su nuevo entorno.

Anne dijo...

arturo me pegó la piedra, seré una de esas... tener un nombre o al menos el apodo que sea comun en un pais, es una salvacion... y ademas hacerlo pa' que no haya mas confusion en la manera de pronunciarlo o de hablarlo, genial!

El articulo esta de lujo!
increible como puede influir una cultura pa' que haga cambiarte el nombre. Buenisimo!

Gabriel dijo...

Es muy difícil hacer que tus hijos mantengan el idioma español. La presión externa es fortísima.

Nosotros tenemos como norma que el inglés está 'prohibido' en casa, pero en cuanto nos damos vuelta los chicos ya están jugando (peleándose, bah) en inglés.

Con respecto a los nombres, creo que yo fui el único que hizo la concesión y acepta que lo llamen "gueibriel" en vez de "gabriel", aunque cada vez mas gente se va adaptando a la verdadera pronunciación.

Pero a mis otros hijos los matan: Santiago es "Santieigo", "San Diego" y muchos otros.
Carolina es "Carolaina" y el que peor la pasa es Juan, que pasó a ser un número aquí. Al menos es un número uno!

Con Florencia ni se gastan en buscar la pronunciación, directamente esperan a que les enseñe.

Los chicos nos dicen que somos unos pesados por retarlos si hablan mucho en inglés en casa. Cuando sean grandes, nos lo van a agradecer.

Arturo, nunca me detuve a decirte cuánto me gusta leer tu blog. Es excelente!

Arturo dijo...

ANNE,
Bienvenida al blog, que bueno que participes.
Por lo que vemos tu ya tienes listo tu nuevo nombre aun antes de llegar.
Eres prevenida!

GABRIEL,
Que bueno que te agraden los textos.
Hay tanto que decir.
En mi caso yo deje de utilizar por completo mi apellido materno, desde el pricnipio solo nobre y primer apellido.
Lo que si insisto es que no me agreguen una 'H' a mi nombre 'Arthuro', ni dejo que me digan 'Ardsuro'. Mi esposa me dice que pierdo el tiempo y que no vale la pena dedicarle energia a ello.
Mi hijo se presenta siempre con la pronunciacion inglesa de su nombre.
'Serggio' y con sus compa&eros hispanofonos (colombianos, argentinos, venezolanos) de la escuela SIEMPRE hablan en Ingles.
Afortunadamente llego con 10 a&os, ya sabia leer y escribir y los veranos va a visitar a los abuelos en Mexico.
Le exijo que siga leyendo libros en Espa&ol, obviamente que sean de su interes.
Pero como bien dices no es nada sencillo.
En una ocasion dijo con total naturalidad, 'we, the anglophones' !!!

GUILLERMO,
Los chinos son una caso especial, para los occidentales es casi imposible pronunciar correctamente sus nombres, por mas que los intentemos.
Al principio los criticaba, ahora ya los entiendo.

Arturo (sin 'H')

Gus Comas dijo...

Buen tema!! A mi hija de 2 años la puse en la guardería Montessori donde pude elegir un programa mixto: ingles a la mañana, frances a la tarde. En casa siempre español. Hoy a los 6 años, y con la ayuda de la TV, es muy buena trilingue.

Jacqueline dijo...

Este tema ocupa el 95% de mi capacidad cerebral. Tengo la suerte de que mis hijas llegaron leyendo y escribiendo en español ya, así que sólo me tengo que ocupar de mantenérselo. Esto lo hacemos comprando libros en español en cada oportunidad (son ratoncitos de biblioteca) y en la casa no pueden hablar otra cosa que no sea español. Pero, claro... es muyyyy difícil y eventualmente el inglés y el francés ganarán terreno. Ya empezaron por olvidar casi por completo los acentos :S

Sobre esto podemos hablar días y días, da para mil posts

Caty dijo...

Tengo un sobrino "australiano", la unica persona que SIEMPRE le hablo en espagnol fué su mama, mi hermana. Ha ido una vez a Espagna y par a Venezuela durante un mes o asi...y habla espagnol. Perderlo es mas dificil si ya lo prendiste en un pasi hispano, depende si lo hablan en la casa o no creo...para eso es el idioma "materno".

Es normal adoptar el nuevo idioma rapidamente y que entre los chamos usen ese pero si los padres continuan a hablarles en espgnol y pedirles que lo hagan ellos también no creo que no se pierde.

Lo de "dejar el nombre en la frontera" es algo que no me gusta...nosotros en Venezuela tenemos miles de Jennyfers enre otras, o Anne Marie...etc...y no creo qu sea un problema. Entiendo que un chino tenga un nombre "occidental" adems pues simpre pronunciamos mal el suyo y se cambia el significado. El nombre es algo muy de uno...