sábado, 20 de octubre de 2007

Quebecers: Be just like us

Una vez más se confirma el hecho de que en Quebec el modelo deseado por la mayoría de la población quebeca es el de la asimilación de los inmigrantes, un Melting Pot exactamente al estilo americano pero en lengua francesa y con cultura quebeca.

Hace un mes ya había tocado el tema (
Melting-Pot) en ese post donde hablaba de los tres diferentes modelos de asimilación:
- Multiculturalismo
- Sociedad laica y ciudadana
- Melting-Pot

Retomo el asunto debido a una encuesta aparecida en primera plana, este sábado, en el periódico “The Gazette” donde se presenta que una mayoría de los quebecos (56%) piensa que los inmigrantes deben de ser desalentados de formar sus propias comunidades en Quebec e incluso afirman que deben abandonar sus prácticas culturales para retomar únicamente las predominantes en esta provincia.

En un fuerte contraste con el resto de los Canadienses solo un 20% tiene opiniones similares en otras provincias.
En la mayor parte de Canada el modelo de Multiculturalismo (establecido incluso a nivel constitucional) es el que predomina, pero los quebecos tienen una perspectiva diferente.

Esto debe ser tomado en cuenta de manera especial por las personas que están pensando emigrar a esta provincia.

En lo personal considero que el inmigrante debe hacer un esfuerzo por adaptarse a las condiciones, reglas y costumbres de la sociedad que lo recibe y donde espera integrarse.
Considero que una sociedad es más exitosa y productiva cuando existe una identidad definida, homogénea y compartida por la mayoría de la población. Creo que el modelo de Melting Pot quebeco es adecuado para las condiciones particulares de Quebec.


Quebecers on minorities: Be just like us
http://www.canada.com/montrealgazette/story.html?id=21eed69e-1c92-4836-8ac4-f0b92130e7f7&k=34159

22 comentarios:

Hector Torres dijo...

Mi padre dice:
"A la tierra que fueres haz lo que vieres"....
O como dijera mi abuelo:
"O te aclimatas o te aclichingas"...jajajaja

Se trata de convivir en armonia y la mejor manera de adaptarse. Es como si vinieras de un clima calido y quieres usar solamente "chompa" en invierno, pues no, aqui tienes que comprar el abrigo de plumas o lo que sea que soporte los -35, es asi por que aqui se tienen esas temperaturas, ni modo.

Guillermo dijo...

O sea que Uds. han dejado de ser mexicanos para ser quebecos ahora? Bueno quizás en algunas cosas les resulte mas ventajoso. Por ejemplo, no tiene que preocuparse mas por los mundiales de fútbol que no van a ganar y comenzarán a seguir los deportes de invierno con más fruición.

Gus dijo...

Coincidimos Arturo. Tu advertencia es muy pertinente.

Agregaría que la edad es un factor importante. A los 35-40 años es difícil que uno quiera renunciar a sus costumbres culturales a cambio de nada... Por supuesto que siempre está la idea de una mayor integración de los hijos, que es lo que los quebequenses quieren.

Pero los padres, "primera generación de inmigrantes" y que hacemos el gasto para que nuestros hijos tengan un futuro mejor, estamos entre dos mundos en Quebec, el de nuestra cultura y la de Quebec que deseamos "sumar" (para tener dos).

Lo ideal de quienes vienen a Quebec, me animo a decir, es venir lo más joven posible, para que ese proceso de asimilación sea más fácil.

Para los que les resulta duro asimilarse y ya están aquí, vale hacer el esfuerzo doble y tratar de adaptarse y pasarla lo mejor posible, perseverando y también relajándose un poco.

Siempre adelante!

Hector Torres dijo...

Guillermo:

No se que piense mi estimado compatriota, pero desde mi punto muy particular de ver esto y ya lo he dicho en otros post, yo soy mexicano por que naci en Mexico, pero vendria mejor considerarse ciudadano del mundo, por que naciste en la tierra.

Yo creo que de nada te sirve ser "argentino" si no estas en Argentina, o si?.

Yo nunca he sido muy futbolero, es mas, me parece que la gente que de demasiada apasionada, o pongamosle, "hincha", na hace quedar bien al deporte. Pero en alguna ocasion me dio gusto ver la cara de los argentinos cuando Mexico les gano, en no se que torneo, y luego sacaron miles de pretextos, que si la altura, que si no tenian a todos los seleccionados, etn fin. Pero tienes razon, nunca me ha gustado eso del "ya merito" ganamos. Y bueno los Argentinos son muy buenos al futbol, hay que reconocerlo, para los asados, ni dudarlo, los mejores, para.....mmmmm, hijole!, no se para que mas.

Saludos.

Guillermo dijo...

Y bueh. Será así nomás. Que pena que una simple interpretación acompañada de una ironía tenga de respuesta semejante párrafo...

Me voy a anotar las observaciones de Héctor a un costado por que sospecho que las voy a tener que usar prontito.

Bye, Nos estamos leyendo...

Hector Torres dijo...

Que sentidito me saliste Guillermo.

Como decimos en Mexico, "el que se lleva se aguanta, sino, mejor que no se lleve", jajajajaja


Saludos.

Gus dijo...

Los Argentinos somos buenos, diría excelentes, para muchas cosas, lo mismo que los mexicanos, venezolanos, peruanos y demás latinoamericanos. Tenemos mucho a favor.

Como inmigrantes, repito lo que ya dije, somos mejor "latino-quebequenses" y "latino-canadienses" que "argentinos", "mexicanos",etc.

Un saludo!

Hector Torres dijo...

Tienes toda la razon mi estimado Gus, siempre el comentario generalista esta de mas. Los gentilicios siempre llevan a malos entendidos.

Asi que la ultima parte del comentario, favor de hacer caso omiso, de hecho en el primer comentario lo dije, somos ciudadanos del mundo, decir que si somos mexicanos, quebecos u lo que fuera, pues al final, al hoyo vamos y alimento de gusanos somos.

Saludos.

Gus dijo...

Aceptamos tus disculpas, Hector. De multa tendras que pagar con unas cheves bien hechas, como siempre! :))

Arturo dijo...

Amigos,
No se me alboroten.
Acabo de llegar de Mont Tremblant, el paiseaje de oto&o en las monta&as increible!, (ya les platicare).
Llego y veo que han estado muy activos...
Por un lado me da mucho gusto que participen, pero...

Lo Mexicano nunca se me va a quitar, por mas esfuerzos que haga, me lo grabaron (hardwire) desde la infancia.
Pero si queremos salir adelante en Quebec debemos comportarnos de acuerdo a las normas y valores generales que no son muy diferentes a las que se aplican en toda Latinoamerica.
Salvo lo que se refiere a corrupcion, respeto a las leyes, democracia y honestidad que aqui es en serio.

No creo que haya sido necesario el comentario de Guillermo sobre los mundiales, es un ataque gratuito que no genera valor alguno, sabes que en Mexico el futbol es el deporte nacional pero tristemente con bajos resultados, que ganas con hecharle sal a la herida?

Yo desde peque&o jugue futbol americano y aqui fue el deporte que apoye para mi hijo, no soy un mexicano 'estandar', aunque si me siento muy orgulloso de mi origen.
El soccer no es mi deporte favorito, prefiero el tenis.

El punto central del post sigue siendo:

Si quieres vivir bien y sobresalir en Quebec debes asimilarte, no olvidar tu origen pero no te va a ayudar mucho seguir las costumbres de origen, debes aprender a compartarte en funcion de las reglas que imperan en esta provincia y en este pais.

Si no te parece, busca otro lugar.

Saludos
Arturo

Guillermo dijo...

Me sorprende que me acuses de atacar en tu weblog! Para eso tenemos otros personajes. Quiso ser una broma pero no salio bien, creo que salio tan mal como el comentario xenofobo del que tu amigo luego se retracto. Anyways... Planteo la siguiente reflexion: podemos tirar 25/30 años de "latinidad" por la borda para adaptarnos al nuevo entorno? Quizas si... Pero no creo que lo logremos 100x100. Como dice Comas, si no entendì mal, seguramente sean nuestros hijos los que logren la asimilacion completa y nosotros solo debamos contentarnos con un moderado equilibrio. Saludos, buenas noches, sigo viendo el partido entre Pit-Den

Gus dijo...

Bien dicho Mr. Arthur, aunque tambien valdria decir que es una parte del problema. Hay varias partes mas. No todos se pueden dar el lujo de ir y venir, no todos los lugares son accesibles para todos, sea por el dinero que hay que tener, por el precio de los alquileres y colegios acordes a las potencialidades de los chicos o por los idiomas mismos.

Creo que los quebequenses no hay que ser tan exigentes con los inmigrantes y los inmigrantes tienen que ser mas exigentes con los quebequenses y reclamar medidas de integracion al trabajo, de financiamiento mas extendido para practicas de trabajo y de tolerancia. El melting pot no justifica la discriminacion, por ejemplo en el trabajo o en el nivel de salario. Son ellos los que buscan inmigrantes por medio mundo, pero no es ajustado a derecho si lo hacen para buscar solo trabajadores a bajo costo o para que les demos hijos. El melting pot es una vision de la nacion quebequense que no le da derecho a discriminar. El melting pot es simplemente una opcion politica de una mayoria pero debe saberse que la politica puede servir a las mayorias pero el Derecho està para que se respete a las minorìas, si no no hay un estado posible.

En resumen, los inmigrantes debemos informarnos no solo de lo que le conviene a los quebequenses sino mas bien de lo que nos conviene a nosotros, no solo en casos particulares, sino en el reclamo de politicas generales de integracion desde el gobierno mismo.

De alli que conviene unificar el mensaje en vez de discutir entre nosotros. Ojalà haya gente que tome la posta y canalice estos temas, yo ya me estoy poniendo cascarrabias :))

ALFONSO dijo...

Me quedo con esta frase :

.... abandonar sus prácticas culturales para retomar únicamente las predominantes en esta provincia.

y no puedo estar más en desacuerdo, ya que la variedad es lo que fortalece una sociedad, la mezcla de costumbres, razas, visiones, etc.

No es lo más sencillo, ni lo más agradable, aceptar costumbres y usos diferentes, y se ve a diario la incomprensión y hasta la intolerancia en la prensa, con el tema del velo, o el caso del ataque a una chica de colegio hace unos días.

Personalmente, mi actitud es tomar lo bueno de cada lugar, Canadá tiene muchas costumbres y cosas buenas que es bueno copiar, o asimilar, pero no por eso dejar nuestra identidad, que no son 30 o 40 años de haber vivido en otro país, con otra visión del mundo (una visión del 3er. mundo), sino la identidad que tenemos de nuestros padres, y de nuestros abuelos.

Nuestro modo de ser es de sangre caliente, ellos son fríos, tenemos distintas religiones, distintos gustos, y eso es lo que hace esta sociedad única, no la uniformización de McDonalds ni de la música. Eso, solamente les conviene a las multinacionales que se tienen que preocupar por un único producto, y un único mensaje, en la comisión Bouchard-Taylor se está dando un debate que creo no va a ser el último, es necesario este debate y la aceptación de que esto, no será un melting-pot, sino un mosaico, hace 40 años, solo 300.000 personas podían considerarse como una minoría visible, es decir, inmigrantes o autóctons, hoy en día son más de 4.000.000 y para el año 2017 (año en que se basa la discusión que se plantea el gobierno de Canadá) seremos 9.000.000 los inmigrantes.

Este, es todo un desafío para Canadá, y como tal lo están tomando

Arturo dijo...

Alfonso,
Bienvenido al blog, que bueno que participes en este espacio.

La diversidad tiene multiples ventajas, pero mientras mayor es se vuelve mas complejo manejarla.
Creo que cada sociedad tienen diferentes limites y niveles de tolerancia a la diversidad.
En Canada es bastante alto, pero hay algunos sintomas de que esta capacidad se esta empezando a saturar (no solo en Quebec).

Por otra parte la homogeneidad tambien tiene sus ventajas. Por ejemplo parte del exito de Japon esta basado en un pueblo que comparte valores, etnicidad, historia, religion, etc.


En general (Gus, Guillermo, Hector),

Esos 25-35 a&os de "latinidad" no podemos tirarlos por la borda AUNQUE QUERAMOS, son parte integral de nuestro ser.

En parte pueden ser un activo valioso que nos ayude a diferenciarnos, pero no todo nuestro acerbo te ayuda, si vine aqui es porque la forma de ser y funcionar en Canada nos agrada y yo creo que es mejor. Simplemente a los resultados que tiene este pais me remito.

Nunca llegaremos a esa integracion al 100%, ni creo que sea deseable.

Pero hay que poner de nuestra parte como dice Gustavo.

Me agrada bastante los puntos que menciona Gustavo de presentar puntos precisos, si fuimos llamados para colaborar en esta sociedad y jugamos con las reglas tenemos las mismas obligaciones y derechos.

Yo diria que no solo nos quieren por los hijos, algo muy importante es gente que pague impuestos para soportar los gastos de salud de los ancianos que ya no estan contribuyendo a la economia.

Necesitan gente joven que trabaje.

Regreso a la noticia que la encuesta presenta y que vivimos de forma palpable en Quebec:

Aqui 3 de cada 5 quebecos quiere asimilacion.

En el resto de Canda 1 de cada 5 personas piensa de esta forma.

Es un hecho con el que hay que vivir.

En la nacion quebeca la mayoria no quiere un "mosaico" de culturas.

Asi que como dice nuestro filosofo montrealense:
Mejor me aclimato, porque esta muy feo eso de que me "aclich..."

Saludos
Arturo

Juan Carlos dijo...

Creo que un buen porcentaje de Latinos nos acomodamos con relativa facilidad. Cuando se revisa el caso de otras culturas, el problema tiene dimensiones irrazonablemente preocupantes.

un saludo
Juan Carlos

Gus dijo...

Te arrimo otro tema para investigar seriamente: podríamos simplificar diciendo que nosotros como inmigrantes fuimos buscados para que le paguemos la jubilación a los baby boomers.

Pero quién pagará la nuestra? :))

Arturo dijo...

Juan Carlos,
Estoy totalmente de acurdo contigo, dentro de inmigrantes los latinoamericanos somos los que mejor nos adaptamos en Quebec.
Incluso mejor que los franceses; es bien conocido que aqui les llaman "les maudits francais!".

Compartimos muchas caracteristicas con los quebecos.
Para nosotros no es tan dificil integrarnos.
Tienes razon para otros grupos es muchisimo mas dificil.

Gus,
Justamente en los "baby boomers" estaba pensando cuando dije:
"necesitan gente joven que pague impuestos para soportar los gastos de salud de los ancianos que no estan contribuyendo a la economia".

Nos van a dejar un pais con graves problemas, muy endeudado.
En 10-20 a&os se avizora una crisis muy grave en Canada por este tema, tendremos que encontrar salidas creativas.
Hay un riesgo grave.

Saludos
Arturo

Hector Torres dijo...

Estimado Arturo, pues sere filosofo ranchero por que esos eran dichos de mi abuelo (que es ranchero, gaucho, cowboy o como le quieran llamar), jajajaja.

La crisis de la deuda de los sistemas de pensiones, efectivamente es un problema, aunque no solo de Canada, sino de todo el mundo.

El fenomeno de la baja natalidad se da en todo el mundo desarrollado, asi como la mala planeacion-estimacion de los fondos necesarios para el cumplimiento de estas obligaciones, ya que no se considero la mayor duracion de la gente con vida (aprox. 10 años mas) que deberian ser financiadas y es doble el impacto por que el envejecimiento trae consigo la necesidad de un sistema de salud mas robusto (y por lo tanto con mayor presupuesto).

En los paises con menor desarrollo el problema no es tan extenso, dado que los sistemas de pensiones no estan tan desarrollados y/o las pensiones pagadas en realidad son irrisorias o simbolicas, y debido a la ignorancia de la gente con menor nivel educativo, muchas veces ni siquiera la cobran.

En cuanto a la integracion, a veces creo que le damos demasiadas vueltas al asunto, por eso en ocasiones soy demasiado directo y parece que a algunos no les cae muy bien esta forma de abordar los problemas.

La verdad es que cuando uno vino aca tenia la obligacion de informarse de a donde venia y que pudiera esperarle. Es cierto que no todo lo puedes prevenir, pero de eso a que nos digamos ignorantes del tema o que Canada nos engaño, pues creo que hay mucho trecho.

Puede ser que nuestra perspectiva a lo lejos pudiera darnos una idea romantica del pais que nos iba a recibir y que cuando llegamos y empezamos a toparnos con la vida real, pues hubo un tanto de decepcion, pero creo que debemos ser realistas y si queremos adaptarnos-integrarnos a la sociedad que nos recibe, debemos cumplir las leyes y reglamentos estipulados.

Claro esta que si encontramos algo injusto es nuestro derecho y obligacion pelearlo, en mi caso, es una de las razones por las que vine aqui, ya que en mi pais podias decir misa y nadie te escuchaba, mucho menos se actuaba en consecuencia.

Yo creo que al final de la pelicula, cada quien va a contar como le fue y las versiones seran muy distintas, por que como dijera alguien "todo depende del cristal con que se mira..." o "cada quien cuenta como le fue en la feria..."

Saludos.

Gabriel dijo...

Interesante discusión de la que me mantuve alejado, pero justo hoy hablábamos de esto con mi esposa, así que ahí voy:

Una amiga mía que es actriz y productora dijo en uno de sus espectáculos algo así como:

"Llevo 15 años aquí, y si bien nunca seré 100% canadiense, ya nunca volveré a ser 100% chilena tampoco".

Esto para mí ilustra el momento en que nos encontramos muchos de nosotros: hasta qué punto 'nos integramos'? Eso que menciona Arturo en su post y que Alfonso recoge en su comentario ("abandonar sus prácticas culturales para retomar únicamente las predominantes en esta provincia") me parece lisa y llanamente una barbaridad. Nosotros hemos hecho un esfuerzo muy grande para integrarnos, y creo que nos salió muy bien. Amamos a este país, respetamos sus costumbres y tradiciones, nos emocionamos cuando cantamos 'O Canada' o vemos a sus veteranos de guerra, participamos activamente de la vida diaria de aquí y tenemos varios -y muy buenos- amigos canadienses. Hace poco tiempo, y lo comenté en mi blog, logré 'destetarme' de las radios y diarios de Argentina. Para qué estar tan informado de lo que pasa allí, si yo vivo y voto aquí?

Los extremos son todos malos, tanto aquellos que llevan años aquí, como los que se quieren integrar tanto y tan rápido que cortan relaciones con sus amigos abruptamente y hasta empiezan a hablar español con acento inglés a los seis meses de haber llegado. A mí, todos estos ejemplares me dan una profunda lástima. O no respetan sus raíces e idiosincracia, o no son capaces de adaptarse. Yo, con esta gente, trato en lo posible de no juntarme.

Yo soy canadiense y soy argentino. Si tengo que ser honesto, me siento más de aquí que de allá, pero eso no quiere decir que no esté profundamente orgulloso de mis dos nacionalidades.

Para terminar, creo que las generalizaciones son todas malas. No me termina de cerrar el concepto de Gus acerca de los latinos-canadienses, en el sentido de que somos todos iguales. Yo creo que no, que no lo somos, y eso -para mí- no tiene absolutamente nada de malo.

Soy bien distinto de un colombiano, un catracho o un chapín, y celebro esas diferencias. Es más, aprendo muchísimo de ellas. Nada mejor que una buena bandeja paisa, por ejemplo. :-)

Perdón por la longitud del comentario, Arturo y amigos

Gabriel dijo...

"ya nunca volveré <...> tampoco"

No hay caso, ya no sé escribir...

Debei sehr que mei estoy oulvidandou el espanioul so rhapidou...

Arturo dijo...

Gabriel,
Me agradan mucho los comentarios bien detallados y argumentados como el que acabas de hacer.
gracias.

Pero veo que dejaste un segundo 'coment', te recuerdo que aqui no estas en competencia con Xel-Ha !
Ja Ja Ja :)

Cada quien escribe lo que desee, sin sentirse presionado por quedar fuera del "cuadro de honor".

Yo ta me conforme con llegar en el cuarto lugar este mes...

Mana&a comento directamente tu participacion.
Buenas noches.

Arturo

Gabriel dijo...

Ja, gracias, Arturo. Yo le dije a Guille que me da hasta un poco de vergüenza escribir tanto en su blog, pero no puedo evitarlo. Lo mismo me pasa aquí.

Este tema, como muchos otros que tratas, es muy interesante y mueve a la discusión. Yo siempre trato de exponer mi punto lo más claramente posible, pero sobre todo siempre respetando al que piensa distinto que yo. Sólo me verás alterarme cuando me encuentro intolerancia, arrogancia o discriminación (o todo junto ;-) ).

Aquí en Canadá me he hecho amigos de todos lados, locales, mexicanos, guatemaltecos, colombianos, uruguayos, indios, argentinos, peruanos, escoceses, etc.

De todos ellos, no me encuentro parecido a nadie. Con todos tengo afinidades y diferencias; por supuesto, uno siempre se siente más cómodo cuando comparte la velada con aquellos que tienen el mismo presente, pero también la misma idiosincracia de uno: Guillermo puede certificar lo bien que la pasamos el sábado pasado en el cumpleaños de mi hija, cuando al final quedamos hablando cinco parejas, todos argentinos.

Pero de ahí a cerrarme y moverme sólo en ese ámbito, jamás. Hay mucha gente ahí afuera, y me encanta aprender de las diferencias que tenemos entre todos.