sábado, 15 de septiembre de 2007

La pasión del verano

Para los que estamos acostumbrados a que fácilmente hay un día soleado y caluroso en cualquier época del año por el clima de nuestros países de origen, representa un aprendizaje que no siempre es sencillo enterarse que en Canada el verano solo dura dos, máximo tres meses.

Me acuerdo mucho del post de nuestra amiga Jackie sobre las piscinas en Montreal, nos presentó una imagen de satélite de la zona oeste de la isla donde comprobamos que hay miles de casas con piscina en el jardín trasero, es una pasión que llama mucho la atención ya que al igual que los veleros las piscinas se usan mínimamente pensando en los 12 meses que tiene todo el año. (Locos canadienses)

Es lo mismo para todo tipo de actividades al aire libre: ciclismo, camping, BBQ’s, hacer un picnic, viajar en motorhome, ir a nuestras playas de río, nadar, pescar, cuidar un jardín para que el césped este verde y perfecto, que tenga muchas flores, jugar fútbol, caminar con playera y pantalones cortos, etc. etc.

Como he comentado previamente la navegación a vela es una actividad que me apasiona y que es relativamente común en Montreal, en los diferentes lagos y ríos que rodean la isla hay muchas marinas, la mayoría especializadas en veleros. (Navegación a Vela)

La mayor concentración se localiza en el oeste de la isla a la orilla del Lago San Luis sobre la calle ‘Lakeshore Boulevard’, ahí están por lo menos 8 marinas una después de la otra desde Lachine hasta Ste-Anne de Bellevue y Senneville.
Esta actividad sólo se puede realizar unos cuantos meses al año (de junio a septiembre) ya que los veleros tienen que ser sacados de sus muelles para evitar que sean dañados por el hielo.

Algunas de las actividades mencionadas implican un gran esfuerzo en tiempo dedicado en mantenimiento, una inversión importante y al llegar a Montreal uno se pregunta: ¿donde esta la evaluación costo/beneficio?
Es necesario haber disfrutado/sufrido algunos inviernos canadienses para entender que no importa que el verano sea fugaz, o que la actividad que nos guste tenga costos particulares, hay que vivirlo intensamente.

Esas actividades que tanto nos gustan y por las que hemos pasado meses esperando entusiasman de manera profunda y aunque duren poco queda una sensación de plenitud que ayuda en mucho para soportar y pasarla bien durante el siguiente invierno.

No solamente el verano, igualmente las posibilidades únicas que traen consigo el otoño y el invierno hay que tomarlas en su momento, si se pasan de largo habrá que esperar mucho tiempo.
Es por ello que yo pienso que en los países con climas extremos y estaciones que duran muy poco (salvo el invierno, claro) estamos obligados a vivir con intensidad el presente.
.
Nota.- Algunas de estas fotos fueron tomadas por nuestros amigos Gustavo y Mabel durante nuestro recorrido por el 'Lac des deux Montagnes'.

5 comentarios:

Gus Comas dijo...

Qué bien por el "Capitán Arturo"!!!
Realmente la pasamos muy bien en el paseo en el velero donde además has demostrado una gran experiencia y un gran don para instruirnos sobre esta actividad y para lograr que hicieramos el trabajo de la tripulación de forma coordinada y sin errores. Gracias por todo eso y por tan agradable jornada!
Muchos saludos Capitán!
Gus

Volar dijo...

"¡Yo tamén quedo badquito!
¡Yo tamén, yo tamén!"
Eso decía mi niña a los tres años de edad cuando mirábamos una regata en la Bahía de Asunción durante el Sudamericano celebrado aquí unos años atrás.
De todos modos, mirando esas fotos, me hago eco de sus palabras, jaja, se nota que lo disfrutaron, ¡y mucho!.
Saludos!

Hector Torres dijo...

Que buen paseo!!!

Y que bonito velero!!!

Al verte al mando se nota que lo disfrutas mucho y pues si que tiene su chiste esto de la veleada. Nos toco acompañar a una pareja quebecois tambien en un velerito, me parece mas pequeño que el tuyo en un lago que se llama Saint-Mathew, chico pero bonito el lago.

Un abrazo.

Arturo dijo...

Les agradezco sus comentarios,
justamente velear es mi pasion.
Saludos
Arturo

Let's go sailing!

Jacqueline dijo...

Me torturaste con las ballenas y los veleros DE NUEVO, pero no importa. Yo te quiero todavía.